Sobre Nosotros

Valores y Misión

¿Qué es el evangelio?

Jesucristo, completamente Dios y completamente hombre, vivió una vida perfecta en la Tierra y murió para pagar la deuda por los pecados de aquellos que le responden en fe. Al tercer día resucitó de entre los muertos para vencer el pecado y la muerte. Todos somos pecadores que necesitamos reconciliarnos con un Dios justo, que es precisamente lo que Jesús nos proporciona. Nuestra salvación no es por nuestro propio esfuerzo, sino que somos declarados justos solo por gracia, solo por fe, solo en Cristo, solo para la gloria de Dios.

VALORES

Conexión

 

Desconectado. Así empezamos la vida, muertos en nuestros pecados, y hasta que respondamos en fe a la gracia de Dios en Jesucristo, así viviremos. Nuestra primera y mayor prioridad en la vida es estar conectados con Dios a través de Su hijo, Jesucristo. Toda la vida fluye de esta relación continua y permanente con Jesús y es iniciada por Su amor y sostenida por Su gracia. Primero debemos estar con Jesús antes de hacer para Jesús. A través de esta conexión, también vemos que fuimos creados para conectarnos con los demás. Dios no nos diseñó para hacer la vida por nuestra cuenta. Él nos creó para conocer y ser conocidos. Creemos que esto sucede mejor en el contexto de la comunidad espiritual, a la que llamamos Grupos de discipulado, o Grupos D, donde podemos participar en los mandatos de las Escrituras unos a otros y crecer en el conocimiento y la gracia de Jesucristo.

Un discípulo de Jesús no es alguien que solo sabe mucho acerca de Jesús o alguien que solo asiste a la iglesia. En cambio, un discípulo es alguien que sigue a Jesús en cada parte de su vida, buscando ser cada vez más como Jesús en actitud y acción. Y dado que la transformación se trata de nuestra similitud con Cristo, entonces el discipulado debe ser algo más que actividades religiosas como asistir al culto dominical o ser parte de un estudio bíblico (que son buenas cosas para hacer). La verdadera transformación ocurre como un regalo de la gracia de Dios y es empoderada por el Espíritu Santo. Nuestro papel es estar continuamente conscientes de nuestra continua necesidad de transformación y tener fe en que Dios terminará la obra que ha comenzado en nosotros.

Multiplicación

La multiplicación es lo que resulta cuando las personas viven conectadas con Cristo, conectadas entre sí y están siendo transformadas a Su semejanza por la gracia. El deseo de Dios es hacer avanzar el Evangelio y la forma principal en que lo hace es a través de la multiplicación. Dios ha sido intencional en la dirección de nuestras vidas por lo que debemos vivir con intencionalidad en la búsqueda de oportunidades para entrar en Su obra de multiplicación, haciendo discípulos. Si bien hay muchos lugares para hacer discípulos, los dos lugares principales son el hogar y el resto del mundo. Cuando decimos “hogar” nos referimos a ese lugar donde vivimos y hacemos vida con los demás. Todos tenemos un hogar y dentro de nuestro hogar se encuentra un ámbito de relaciones clave, como cónyuge, hijos, amigos, compañeros de trabajo, etc., y es en el contexto de estas relaciones significativas donde quizás tengamos la mayor oportunidad de multiplicar discípulos que sigan a Jesús y vivan de su gracia. Pero, el ministerio de la multiplicación no se detiene en el hogar. Se lleva por todo el mundo. Dios tiene un corazón para la gente de todas las naciones y desea ver el avance de Su Evangelio en todo el mundo a través de Su pueblo siendo discípulos que hacen discípulos intencionalmente en todo el mundo para la gloria y la fama de Dios.

Nuestra Misión

 Hacer discípulos que vivan por la gracia de Dios y para Su gloria en casa y en todo el mundo.

 Dos de las palabras más importantes que Jesús pronunció fueron “sígueme”; una declaración llena de claridad y misterio que invita a una persona a dejar atrás su agenda personal y convertirse en un discípulo o seguidor de Jesucristo. Los discípulos son aquellos que quieren llegar a ser como Jesús tanto en actitud como en acción. Jesús no pasó Su tiempo en la tierra glorificándose a Sí mismo haciendo alarde de Su perfección al mundo. Más bien, estableció sus derechos para dar a la humanidad la gracia que no merecíamos y, en cambio, glorificó a su Padre celestial. Hizo esto mientras equipaba y capacitaba a 12 discípulos para seguir Sus pasos, haciendo discípulos en Judea, Samaria e incluso hasta los confines de la tierra. Esta es nuestra oración. Este es nuestro deseo. La misión de Fellowship está directamente relacionada con la Gran Comisión de Jesús. Deseamos ser personas que están haciendo discípulos que viven por la gracia de Dios y para Su gloria en casa y en todo el mundo.